¿Crees que necesitas llevar a cabo un proceso de digitalización?

Con el estallido de tecnologías, softwares y dispositivos que estamos viviendo, la digitalización parece un objetivo que las empresas deben llevar a cabo para no desaparecer. Pero no es así. 

La digitalización es el medio para hacernos más competitivos, no un fin.

Es la adopción de la tecnología nueva más apropiada para cumplir los objetivos de eficiencia que previamente habías determinado. No hay que digitalizarse por digitalizarse. Hay que impulsar la digitalización porque realmente puede hacerte más eficiente y productivo. Rechazar la digitalización puede hacer que tu empresa se estanque, pierda terreno y no cumpla con las expectativas de los clientes.

Por otro lado, hay que subrayar que la digitalización no se debe medir exclusivamente en términos de retorno económico. Se debe entender como un cambio de tendencia a largo plazo. Pasar de una pérdida de conocimiento progresiva y continuada en el tiempo a un proceso de acumulación y mejora de la información sobre los activos.

Pero antes de emprender un proceso de digitalización, para y reflexiona sobre qué objetivos quieres cumplir, qué recursos vas a dirigir, en qué plazo quieres ejecutarlo, de qué inversión puedes disponer… No improvises. Que las prisas y la presión no te despisten.

Sobre todo, es esencial tener claro cuáles son los objetivos que quieres alcanzar y para qué. Qué cambio quieres generar y qué resultados obtener. Normalmente los objetivos suelen ser ambiguos como aumentar la competitividadincrementar la rentabilidad o ser más eficiente. Pero para llevar a cabo con éxito un proceso de digitalización es necesario que aterrices los objetivos y los dividas en fases alcanzables en una hoja de ruta.

Objetivos SMART (specific, measurable, attainable, realistic y timely).

Lo que en castellano viene a ser un objetivo específico que has descrito de manera precisa con métricas definidas que pueden ser medibles. Un objetivo alcanzable que es factible realizarlo, no es demasiado grande ni quimérico y es realista para los medios que dispones. Además, lo has delimitado en el tiempo.

Cuanto más aterrices los objetivos, más fácil te será encontrar soluciones y llevarlos a cabo. La clave es fragmentar los problemas complejos en partes más pequeñas y definidas para que no te de pereza enfrentarte a ellos.

A continuación, te traigo casos prácticos con objetivos reales que me he encontrado estos años en mi sector. Estos ejemplos son para identificar acciones y objetivos específicos subscritos a un objetivo estratégico. Y son específicos del área del mantenimiento industrial, pero quizá puedan servir de ejemplo para otros campos.

¿Te sientes identificado con alguno?

PROBLEMAOBJETIVOACCIONES CONCRETAS
DESORDEN
Los esquemas eléctricos se encuentran en más de un lugar y las anotaciones sobre modificaciones están de forma aleatoria en diferentes documentos, incluso en cuadernos personales de los técnicos.
ORDEN Y SISTEMA
Unificar ubicación de comentarios de diferentes personas en un único lugar y que estén accesibles para el total de los intervinientes en la instalación.

Acordar un único canal y ubicación para la consulta de los esquemas. En esta versión se deben reflejar de forma periódica el total de comentarios, correcciones y modificaciones. Acordar un único canal para recolectar información. Asignar un único responsable de versionado de proyectos para sustituir proyectos en la ubicación de consulta.
LÍMITE DE CONOCIMEINTOS
Hay averías que solo x personas tienen capacidad de identificar el origen y dar solución al problema.
ASISTENCIA REMOTA
Acortar el tiempo de respuesta, poder asistirse de forma remota entre compañeros.

Garantizar la conectividad en las zonas de trabajo. Dotar de dispositivos móviles con un mínimo de pantalla y con audio inalámbrico a los técnicos de campo. Ubicación en red de los proyectos actualizados.
Acuerdo laboral de disponibilidad con los técnicos capacitados para prestar asistencia.
DISPARIDAD
Los esquemas son muy diferentes entre ellos, porque son de diferentes fabricantes. Genera dificultades para la interpretación ágil en momentos de estrés y ralentiza la autonomía de nuevos técnicos.
HOMOGENIZACIÓN
Ir homogenizando los criterios de formato y estructuración de los esquemas tanto en los proyectos fruto de la digitalización cómo en la proyección de nuevas instalaciones.

Definir y documentar un estándar propio de diseño eléctrico.
PROCRASTINACIÓN
Sabemos que tenemos un problema con la calidad de los esquemas eléctricos pero el día a día no nos permite abordar el asunto.
BUSCAR AYUDA EXTERNA
Revertir esta situación y empezar a hacer lo que está al alcance de la organización para revertir esta situación.

Identificar una empresa especializada que nos ayude a analizar, definir y presupuestar soluciones. Si es posible, apoyarse en refuerzos externos para las primeras etapas. Primero identificar y planificar y luego actuar.

La pieza común de estos casos es que había un problema identificado y un objetivo que se quería conseguir. Lo que se estaba buscando eran propuestas de acciones concretas para conseguir los objetivos y solucionar el problema, si no es completamente, por lo menos parcialmente.

El que innova empieza perdiendo, pero el que no innova termina perdiendo.

Guillermo Beuchat


Ir arriba