Definir objetivos y escoger la tecnología más adecuada

La semana pasada se celebró en Valencia el Foro Emergentes 4.0, una jornada que pretende sensibiliza sobre la Industria 4.0. Celebraron una mesa redonda con responsables de empresas tractoras que apuestan activamente por la adecuación al nuevo paradigma. Entre los participantes se encontraban Dionisio Campo de Ford y Andrés Cortijo de la empresa de alimentación El Lobo.

Cada uno explicó qué proyecto estaban llevando a cabo en sus respectivas empresas para avanzar en la digitalización de las fábricas y expusieron interesantes conclusiones. Dionisio Campos de Ford opinó que la tecnología “no es una opción, sino una obligación. Si no la adoptamos nos desplazará. Y ser una compañía de 104 años no es garantía de nada”.

Andrés Cortijo de El Lobo, cuenta que al percatarse de que no estaban preparados para el nuevo paradigma decidieron apostar por el “good data”; “Muchas veces tendemos a diseñar sistemas de captura de datos sin haber priorizado el objetivo”. En EL Lobo han definido cuáles son los datos relevantes y entonces recogerlos, digitalizarlos y analizarlos.

Hemos querido traer a este post estas dos conclusiones, no sólo porque estamos de acuerdo, sino porque entendemos que hacen alusión a dos de los mayores problemas que las empresas se está encontrando en relación a la Industria 4.0. Creemos que las empresas sí están mentalizadas de la necesidad de digitalizarse de cara a mantener la competitividad, pero existe falta de definición por parte de las empresas sobre su plan de transformación hacia la Industria 4.0. En algunos casos incluso no hay plan. Tal como ha advertido Dionisio Campos de Ford la adopción de tecnologías emergentes es una obligación para jugar en el mercado internacional. Lo cuál no quiere decir que hay que adoptar todas las tecnologías. Cada empresa debe definir en función de sus necesidades y objetivos que tecnologías utilizar y que datos captar y analizar. Es imprescindible pensar, planificar y marcar objetivos dentro de un plan estratégico de digitalización. Cada empresa el suyo.

 

Fuente,

El Mundo

Fotos, fomat.es

Compartir