Basque Industry 4.0: The Meeting Point

Ayer tuvo lugar el cuarto congreso sobre Industria 4.0 organizado por SPRI con el título “Basque Industry 4.0: The meeting point”. El evento, que cada año atrae a más público y expositores, combinó ponencias, talleres, zona expositiva y mesas redondas. El objetivo era debatir sobre la cuarta revolución industrial reuniendo experiencias, estrategias y opiniones.

Tuvimos la oportunidad de conocer las últimas propuestas tecnológicas, avances en impresión 3D, gafas de realidad virtual, softwares y muchos planteamientos interesantes.

La apertura del congreso corrió a cargo del lehendakari Iñigo Urkullu y de Arantxa Tapia, consejera de Desarrollo Económico, que recalcó la importancia de la digitalización en el proceso hacia la Industria 4.0 y añadió que “tenemos que generar talento y disponer de profesionales cualificados”. La Industria 4.0 “no es algo optativo, sino algo que hay que hacer”.

Seguidamente fue el turno de Krystyn Van Vliet del MIT (Massachusetts Institute of Technology, referente mundial en investigación y avances tecnológicos), quién ahondó en los cambios que la cuarta revolución industrial está provocando en una ponencia bajo el título “Cómo la fabricación digital cambia nuestra forma de trabajar, consumir y vivir”. Krystyn compartió con los asistentes algunos proyectos en los que MIT está trabajando como la Fabricación Integrada en Fotónica (AIM Photonics), la siguiente generación de trasmisores de datos, que en vez de usar electrones utilizan la luz. Para Krystyne la magia de los avances tecnológicos “surge de trabajar de forma colaborativa y del trabajo en conjunto” entre distintos agentes.

A continuación, se celebró una mesa redonda dónde se habló sobre los nuevos perfiles profesionales que la industria demandará y para los que la Formación Profesional y la Universitaria se están adaptando e incluso adelantando. Después del café se dieron sesiones paralelas donde se mostraron aplicaciones repartidas por sectores y, a continuación, otras 4 sesiones paralelas sobre tecnologías habilitadoras (llamadas así a las tecnologías que sirven de base para el desarrollo de otras tecnologías o servicios).

Como conclusión de las experiencias expuestas por protagonistas que en los últimos años han introducido en sus planes estratégicos la adaptación a los retos de la Industria 4.0, se puede sacar un denominador común; es un proceso que requiere de voluntad, personas y financiación. No hay una solución única para todas las empresas, ni siquiera para las que comparten sector y nicho de negocio. Es un asunto estratégico, transversal y con plazos de adaptación variables que suponen cambios profundos.

En el camino hacia ese horizonte sin definir, lo que sí podemos hacer es un análisis realista del punto de partida de nuestro tejido social e industrial para compararnos con otros ecosistemas del mercado global. Pude ser un ejercicio interesante para ponderar cuál es el esfuerzo necesario a realizar para no quedarse fuera de juego.

Tras un descanso con lunch incluido, llegó el turno de presentar el Basque Digital Innovation Hub, uno de los pilares estratégicos del grupo de pilotaje de fabricación avanzada, que busca impulsar la implantación de la Industria 4.0. También se presentaron 4 casos de éxito del programa de aceleración Bind 4.0. La jornada concluyó con una master class sobre ciber seguridad de la mano de Javier Diéguez, director del Basque Security Center.

La de ayer fue una jornada extensa y completa que aportó información de primera mano sobre el desarrollo que la Industria 4.0 está teniendo en nuestro país y contribuyó, también, a formarnos una visión global sobre sus posibilidades.