La digitalización de instalaciones, paso inicial para la innovación.

El periódico GARA ha publicado un reportaje sobre nuestra cooperativa Argieskema.

Reportaje en GARA Ekonomia

En la foto no se puede leer el texto, pero dice lo siguiente:

LA DIGITALIZACIÓN DE INSTALACIONES, PASO INICIAL PARA LA INNOVACIÓN

La cooperativa bizkaitarra Argieskema se dedica a la digitalización de instalaciones industriales para facilitar su mantenimiento. La iniciativa recibió el premio «Urrats bat» en la categoría de innovación y poco a poco está atrayendo el interés del sector.

A la hora de afrontar una avería el conocimiento de la instalación o de la máquina es a veces más importante que la preparación técnica; sin embargo, esa información no suele quedarse en la empresa al alcance de todos. Carlos Arranz detectó esa carencia a lo largo de su trayectoria profesional en el campo del mantenimiento industrial y encontró la solución en la digitalización. Precisamente, a eso se dedica Argieskema, la cooperativa que puso en marcha junto a Idoia Fernández. Su apuesta fue premiada el pasado junio con el premio ‘‘Urrats bat’’ a la mejor empresa innovadora. Este programa promovido por el Gobierno de Lakua y coordinado por TKNIKA está dirigido a los proyectos tutorizados por centros de formación profesional.

A finales de 2015 se decidieron a emprender y en el proceso han contado con la ayuda de múltiples entidades. Comenzaron a asesorarse en la Politeknika Ikastegia Txorierri, donde estudió Arranz. Allí les metieron en el programa ‘‘Urrats bat’’ y les aconsejaron que acudieran a Work-lan y Elkarlan, dado que habían optado por constituir una cooperativa. Escogieron este modelo por ser «más horizontal y más comprometido». Paralelamente a los trámites iniciales, elaboraron un plan de viabilidad con la agencia de desarrollo DEMA de Barakaldo. Además, una vez salieron al mercado, Gaztenpresa les concedió un crédito «más favorable que otras entidades», junto con un servicio gratuito de mentoring que han comenzado recientemente, y BEAZ les dio una subvención por el carácter innovador del proyecto.

Lanzaron la cooperativa en febrero de 2016 tras capitalizar el desempleo. Siguieron desarrollando el proyecto y formándose, sobre todo, en un software de diseño eléctrico EPLAN, una plataforma que permite extraer datos del esquema para otros procesos y su automatización.

Sabían que apostar por un servicio avanzado implica mayores dificultades que un negocio más conservador, pero valoran su experiencia muy positivamente. «Es enriquecedor. Aprendes mucho, pero es más arriesgado que ser trabajador por cuenta ajena. Estamos muy contentos y vemos que la empresa tiene proyectos interesantes y sigue adelante», sostiene Fernández.

De momento los gastos superan a los ingresos, pero poco a poco van aumentando la facturación y el número de clientes. Muchos de ellos repiten, por lo que están «fidelizando a los clientes y generando confianza». Afirma la responsable que «son buenas señales, pero todavía es muy pronto para analizar. Muchas veces dicen que si aguantas dos o tres años, la empresa sale adelante. Hay que esperar ese tiempo». Se dedican en exclusiva a la cooperativa y no tienen otra fuente de ingresos, por lo que los 2.500 euros del premio han sido una buena noticia.

 

Accesible para todos

Argieskema ofrece dos servicios. Por una parte, está enfocada al mantenimiento, la digitalización de la información técnica de las instalaciones industriales que recogen en un soporte físico irrompible y/o en PDF. «A través de referencias cruzadas vas navegando de una parte a otra de la instalación. También metemos planos de ubicación, fotos… De este modo puede ser accesible para más de un trabajador a la vez y puede consultarlo en la oficina en el ordenador o delante de la máquina en una tablet». También son proyectistas de obra nueva o de modificaciones gracias a su especialización en el uso de EPLAN, ya que la plataforma es útil para detallar el proyecto en su fase inicial y prever imprevistos.

Sus clientes son empresas industriales de 500-1000 trabajadores, mayoritariamente ligados a la automoción, un sector que «está más abierto a innovar e introducir cambios». La mayoría provienen de Araba y Bizkaia, aunque se dirigen a toda Hego Euskal Herria, así como a Burgos y Cantabria.

Entienden que uno de los primeros pasos a dar en el camino de la Industria 4.0 es la digitalización. «Se ve mucho lo de las gafas de realidad mixta, pero si no tienes los esquemas digitalizados, no las puedes usar. Lo primero es digitalizar para poder avanzar en otros servicios. Realidad mixta, gafas… lo que surja», explica Fernández.

En esa línea, en la presentación de su plan industrial Lakua incidió en la necesidad de sensibilizar y extender la digitalización. Si bien esa es la postura institucional, la realidad de las empresas es otra. Por eso Idoia Fernández anima a la industria a «avanzar en la cuarta revolución industrial y a innovar con servicios como el nuestro, porque hay un montón de startups o pequeños emprendedores que tienen muy buenas propuestas», concluye.

 

Maitane Aldanondo

Fuente:

GARA Ekonomia